FELIZ NAVIDAD

Lunes en DENVER







El lunes fue mi estreno en Denver, la verdad no sé como relatar lo sucedido en ese magnífico lugar y que gracias a MARIO y Valentina se hizo realidad mi sueño de sentirme propiedad de un AMO.

Mi llegada fue cerca del mediodía, tras enseñarme la casa pasamos a ver las instalaciones de la mazmorra, mi corazón latía fuerte, los nervios me comían por dentro, el día tan esperado acababa de empezar, había visto las fotos del blog y me hacia una leve idea de lo que allí sucedería, pero nunca imagine que fuera tan magnífico. Después de enseñarme los utensilios que de las paredes colgaban, las cuerdas perfectamente colocadas, las pinzas en sus cajitas, el potro con sus cajoncitos, me dejaron probar una máscara roja, un collar negro y unas muñequeras, que sensación me constaba respiran enfundado en esa mascara roja de látex, pero a pesar de eso deseaba que no me la quitaran nunca, y ante mi sorpresa me vi atado a la pared y dejado allí durante un corto periodo de tiempo no se cuanto la verdad a mí se me hizo eterno pero estaba en el cielo. A su regreso fui desatado y mientras que MARIO hacia las respectivas fotos fui guiado por Valentina hacia el interior de la casa, bajar escaleras, sin poder ver nada solo oyendo sus palabras sus guías, y confiando en ella, una vez en el interior de la casa me quitaron todo, era hora de comer, después vendría lo que los tres esperábamos.


Tras la comida Valentina se fue a vestir, y MARIO subió a DENVER, mientras valentina le preparaba el café yo observaba y siguiéndola detrás subimos a DENVER donde fui la mesa donde poner la bandeja de madera con el café de nuestro SEÑOR, a mi espalda, mientras los oía hablar, bromear, mientras yo allí a 4 patas humillado esperaba que MARIO terminara su café, valentina me hablo yo la mire para contestar y su orden salió por su boca poniéndome si cabe aun más nervioso, NO ME MIRES, que nervios empezaba a sentir por dentro un sudor frio. Terminado el café y tras la retirada de la bandeja sobre mi espalda, empezó lo que en los últimos días había soñado. Me fui a un rincón para desnudarme mientras MARIO empezaba a atar a Valentina una vez desnudo y con valentina atada yo fui atado de la misma forma brazos a la espalda, una cuerda que atada al collar de mi cuello pasaba a cada lado de mis testículos, se unía para pasar entre mis nalgas y tensándola hacia un gancho de la pared nos dejaba allí a los dos con las piernas un tanto separadas, y la espalda doblada hacia delante, postura incomoda pero maravillosa sensación, yo seguía sudando.

Después llego la hora de las pinzas, pinzas de bambú para mis pezones acompañadas de unas pinzas pequeñas de madera, que sacaron las primeras risas de los tres, las pinzas se ponían y cuando MARIO se daba la vuelta plas al suelo la pinzas, tengo poca chicha en los pezones y alrededores, pero a pesar de ello se consiguió poner algunas pinzas, también alguna en el labio inferior de la boca. la hora de su retirada y la encargada Valentina que a fustazos consigue arrancar alguna, a pesar de mis quejas, ambos de estreno yo probando cosas nuevas para mi y ella atizándome, bajo la supervisión de MARIO.

Una vez retiradas todas las pinzas hora de calentar un poco mi trasero en la misma postura de espalda inclinada y atado, mi culo, muslos, riñones fueron probando la sensación de cada uno de los gatos, látigos, fustas, vara, y regla de madera, de nuevo empecé a sudar veía como el sudor salía de mi cuerpo descendía hasta mi pezón y una vez allí en pequeñas gotas se dejaba caer para chocar en el suelo, valentina hacia fotos, MARIO me castigaba y yo no sé ni donde estaba en una nube sumergido viendo todo lo que estaba sucediendo a mi alrededor, viniendo a mi cabeza infinidad de cosas raras, pero las fuerzas de seguir, de ser algo más que una simple sesión, de hacer esto en algo necesario, por lo que había luchado, por lo que arriesgaba, hacia que esas cosas raras desaparecieran dando paso a mi bienestar, a mi felicidad, a que esa tarde no se terminara nunca y en el caso de terminar se volviera a repetir lo antes posible.

Tras desatarme MARIO se ausento ordenando a valentina, seguir calentándome la cara con unas bofetadas, cosa que se hizo y que una vez más me encanto y sé que a pesar de su mente sumisa ella también disfrutaba dándolas.

MARIO volvió y estaba vez tocaba potro, valentina fue atada a una silla de madera regalo de un gran amiga, la verdad no sé cómo estaba atada. Yo fui atado en el potro acostado en el, piernas bien separadas brazos igual, una vez atado MARIO comento bromeando que estaba en buena postura para ser penetrado analmente, ambos rieron y yo suplique que no me jodiera, era solo una broma afortunadamente ambos somos hereros. Allí mi culo volvió a ser castigado el dolor daba paso al placer, placer mental no físico. Y de nuevo una llamada de teléfono ausento a MARIO durante un largo periodo de tiempo, antes valentina había sido desatada, por lo que esta tomo las riendas de la sesión y de que forma la parte de su cuerpo dominante salió a la luz y empezó a colocarme pinzas en la parte de atrás de mis testículos, esa parte tan apetitosa por los dominantes, recuerdo que me enseño una foto de lo que me había puesto, y no me lo creía ni yo, estuvo jugándose centrada en esa zona, tirando, cambiando pinzas, y dándome algún suave golpecito con la fusta en los testículos, yo disfrutaba y sufría, y ella disfrutaba probaban dolo que se siente cuando aplicas esas prácticas, retiradas todas las pinzas, paso a ensañar con la vara atizándome golpes certeros en diferentes partes de mi trasero y muslos, intercambiando la vara por otros látigos, y volviendo a vara, hasta que fui desatado, apoyado en el potro de frente valentina siguió con la vara ahora centrándose en mis muslos primero un lado después el otro 3 golpes aquí otros 3 en el otro lado, así hasta que pasamos a 4 golpes seguidos y fuertes, cada vez que me daba un varazo mis suplicas salían por mi boca, suplicas que ella apagaba con sus palabras de que podía aguantar más, así hasta llegar a los 7 golpes seguidos en el mismo muslo y luego en el otro, y vuelta a empezar, quería marcarme esa zona y yo no me escape a eso quería ser marcado por la vara, quería levantarme al día siguiente y ver que no había sido un sueño.

De nuevo MARIO regreso el teléfono le estaba haciendo una mala pasada y estaba saltándose gran parte de la sesión, creo que se sorprendió al ver mis marcas, al ver que no habíamos perdido el tiempo en su ausencia. Valentina repitió lo que me hizo antes con las pinzas en los testículos para que MARIO disfrutara, y de nuevo fue un gran momento para los 3.

Continuamos con un poco de cera, por lo que me tumbe boca arriba en una mesa baja mis pies en e suelo y MARIO tras la cámara, alguien tenía que hacer el trabajo de derramar cera sobre mi pecho y piernas, y como no valentina fue la elegida, empezó con 3 velas juntas de color negro, bajo las indicaciones de MARIO, y al poco mi pecho estaba recubierto de cera negra lo cual dio paso a la cera blanca cada vez más cerca de mi cuerpo, el cual se calentaba a cada minuto, a cada derrame de cera caliente, de nuevo un comentario de Valentina me ahogo en la humillación, un comentario sobre el tamaño de mi pene, desde hace tiempo estoy acomplejado por eso, por lo que este comentario me humillo bastante, gracias a dios solo fue un comentario.


Hora de retirar la cera y después de quitarme alguna con sus manos cogió de nuevo el gato y empezó a golpear mi dolorido cuerpo haciendo saltar alguna que otra gota seca de cera, también probo con la fusta y continuo poniéndome algunas pinzas mas en las ingles y el pecho, pinzas que fueron retiradas a fustazos, y que después tuve que recoger del suelo, mientras ella me azotaba, teniendo la mala suerte de colocarlas mal, por lo que vuelta a empezar todas al suelo y de nuevo a recoger y colocarlas bien mientras ella detrás de mi seguía golpeándome esta vez las coloque bien. De nuevo ausencia de MARIO, y la tarde llegaba a su fin, valentina sentada en el sillón rojo de MARIO yo sentado en suelo pues de rodillas no puedo estar, me coloco una cadenita con dos pinzas metálicas en su extremo y me ordeno calzarla con sus preciosos zapatos negros, ganas tuve de besar sus preciosos pies enfundados en medias de rejilla blancas, ganas tuve de besar sus preciosos zapatos, pero no sabía si le gustaría por lo que me quede mirando al suelo esperando sus ordenes sus palabras, sus preguntas a las que yo conteste.

Desgraciadamente la sesión había terminado y allí estábamos esperando a MARIO valentina hecho una cabezadilla imagino soñando con los sucedido y yo despierto soñaba en cuando seria la próxima vez que me dejarían estar en DENVER.

MARIO regreso y así nos encontró yo en suelo en mi sitio y valentina en el sillón, después a ver las fotos en el ordenador intercambio de fotos, charlar y regreso a casa, con pena pero feliz.

Tantas emociones no se escribirlas en estas lineas, por lo que pido disculpas, he escrito tal y como lo senti en el momento. Las fotos son de ese dia.


Gracias por leer mi diario y agradezco vuestros comentarios.

3 comentarios:

Mario y valentina dijo...

Nunca se me olvidará tu: -"No, no te hagas ama..." cuando yo propuse en voz alta cambiar de rol, porque estaba disfrutando con lo que hacia.
besinos
valentina.

Mirada BDSM dijo...

Muchas gracias valentina, por el comentario, me alegra leer que disfrutaste tanto o mas que yo.

Besos
TCD

Lady Vanitas dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.